Guillermo Franco dejará para la historia de los Rayados sus goles, sobre todo aquellos marcados entre la adversidad y hasta con el rostro ensangrentado.

Por eso, ahora que le llega el momento de dejar al equipo y a la Ciudad de Monterrey para cumplir su sueño de jugar en Europa, piensa que la afición rayada lo recordará como un luchador.

https://gutielua.com/wordpress/wp-content/photos/2281099.jpg’ alt=’GBS | Gutielua Blog Site’ />

“He tenido momentos difíciles, pero creo que en general la gente se va a acordar de un luchador, de una persona que se brindó, que entregó todo, y eso me deja muy tranquilo”, expresó.

Apenas tres horas después de haber acordado su desvinculación de los Rayados, ya entre los primeros estragos de la nostalgia, el Guille dijo que el Cerro de la Silla será la imagen que se llevará de Monterrey, la ciudad en la que ha vivido los últimos tres años y medio y en la que alcanzó la gloria y el cariño de una afición que se niega a creer que su ídolo se le va.

“El Cerro de la Silla es el sello de la Ciudad, un sello que Dios puso ahí. Cuando alguien habla de Monterrey, está el Cerro de la Silla, vez las fotos del Tec y está el Cerro de la Silla”, expresa.

“Hace un rato vino un cantante de Monterrey y en el fondo está el Cerro de la Silla, es un sello que Dios puso en esta ciudad para identificarla y que sea distinta del resto”.

Franco se irá a Europa, pero se estableció una claúsula donde, en caso de regresar a México, tendrá que darle prioridad a los Rayados, si hay ofertas similares de otro equipo.

El Guille dijo irse agradecido con el Monterrey y su afición, donde nacieron dos hijos, se hizo mexicano, llegó a la Selección de México y obtuvo un título de Liga y uno de máximo goleador.

“Un simple gracias no me alcanza, a Dios, a la institución y a su afición. En una de mis primeras entrevistas dije que lo que quería era dejar una huella, Dios me ha permitido que las cosas me vayan bien”, dijo.

Pidió comprensión al público por su partida, porque es su sueño jugar en Europa, explicó durante la conferencia de prensa, donde con lágrimas anunció que se va de Rayados, tras lo cual se retiró un momento a su cuarto, para orar.

“Es un momento de mucha alegría, pero también difícil, no es fácil. Ahora que me estoy yendo, tengo que voltear atrás y decir gracias Dios porque mi nombre está ahí, creo que me van a recordar”.

Franco dijo que le gustaría regresar a los Rayados y retirarse aquí, pero donde esté estará atento de las actuaciones del equipo.

“Voy a estar al pendiente, me voy a llevar un par de teléfonos para regañarlos si las cosas no van bien”, expresó.

-¿Qué hizo que Guillermo Franco se ganara así a la afición?
“Tal vez soy igual que todos, pero el hecho de que tenga a Jesús en mi corazón es lo que me hace, no sé qué palabra usar, si distinto, si especial”.

Franco se dirigió al público para decirle que con sacrificio los sueños se pueden lograr.

“La vida tiene propósito cuando uno se traza objetivos, metas y hace todo para lograrlos y después Dios dice si sí o no”, expresó.

[elnorte.com]